La Macroguía de la Economía Colaborativa

Economía Colaborativa

Últimamente, el concepto de consumo colaborativo, economía colaborativa o sharing economy se encuentra por todas partes.

De hecho, solo hace falta echar un vistazo rápido a Google: la búsqueda “economía colaborativa” arroja nada más y nada menos que 4 millones y medio de resultados. Si el concepto que googleamos es “consumo colaborativo”, los resultados se multiplican: más de 7 millones.

Eso nos demuestra que se trata de una forma de trabajar y de consumir muy al alza, que se desglosará en este artículo.

De hecho, en la actualidad, muchas empresas y startups, se consideran parte de este fenómeno creciente que es la economía colaborativa. 

Pero… ¿es realmente oro todo lo que reluce? ¿Son todas las empresas que se definen como parte de este ecosistema colaborativo realmente así?

Para poder respondernos a estas preguntas, hace falta definir qué es la economía colaborativa, y por qué y cómo se expande en la época actual.

Antecedentes de la economía colaborativa

Después de la crisis económica de 2008, la situación económica en muchos países quedó muy tocada. Desempleo, niveles de pobreza crecientes, y jóvenes desencantados con su futuro. Una idea empezó a fraguarse en muchos jóvenes: el sistema económico era injusto.

Con este caldo de cultivo, se publicó en 2010 el libro What’s mine is yours: The rise of Collaborative Consumption, y su publicación llevó el sistema de la economía colaborativa a posicionarse como un modelo innovador. Haciendo uso de las nuevas plataformas tecnológicas, este modelo, permitía generar nuevas oportunidades y un uso más equitativo de los recursos. 

De hecho, ya en 2021, en pleno siglo XXI, las nuevas tecnologías no son una novedad. Nuestro teléfono móvil con conexión a internet es ya un apéndice de nuestra mano. Las redes sociales se han convertido en entretenimiento básico para los particulares, y en herramienta imprescindible para las empresas. Usar internet y tener una web ya no es una opción, es una obligación para toda empresa que quiera sobrevivir. 

En este contexto, además, las nuevas tecnologías y las redes sociales nos han convertido a toda la sociedad en grandes informadores e influencers, cada uno a su medida y con su círculo de influencia: cuando vamos a un restaurante lo valoramos y etiquetamos en Instagram; si viajamos -cuando podamos- lo compartimos en redes y valoramos los hoteles en Booking; y cuando comemos fuera dejamos una reseña en TripAdvisor.

Es precisamente todas estas posibilidades que el mundo de internet y las nuevas tecnologías nos han brindado, lo que ha hecho crecer la economía colaborativa en todas sus vertientes.

Además, 2020 estuvo marcado por un desastre sanitario, humano, social y económico: la pandemia del coronavirus. El confinamiento, de varias semanas o meses, según los países, hizo que el consumo de internet, redes sociales y plataformas de economía colaborativa se dispararan.

De hecho, según algunos estudios sobre internet y la pandemia, la digitalización de las empresas y particulares se aceleró hasta tal punto que se alcanzaron los niveles que no se esperaban hasta 2023-2025, según palabras de Álvarez Pallete, presidente de Telefónica.

Pero… ¿Qué es la economía colaborativa?

Hemos visto qué es lo que hace surgir la economía colaborativa, pero… ¿qué es exactamente el consumo colaborativo?

De definiciones de economía colaborativa hay tantas como se quieran encontrar. 

Aquí listamos algunas, con sus respectivos autores.

La economía colaborativa según Wikipedia

Wikipedia, que equipara economía colaborativa con “compartida o de intercambio”, interpreta que se trata de un “término general con una variedad de significados, que a menudo se usa para describir la actividad económica que involucra transacciones en línea”.

Habla de sus orígenes y describe que se originó en “la comunidad de código abierto para referirse al intercambio de acceso a bienes y servicios de igual a igual

La propia Wikipedia describe lo que comentábamos al iniciar el artículo, que en ocasiones se usa en la actualidad “para describir cualquier transacción de ventas que se realiza a través del mercado en línea, incluso los que son de empresa a empresa (B2B), en lugar de peer to peer”.

La definición de economía colaborativa según EAE Business School

En el caso de la definición que da EAE Business School, la define como “un modelo en el que los servicios son considerados bienes de intercambio”. Además, pone de ejemplo el caso en el que una persona pueda ofrecer alojamiento a otra durante determinados días, y que pueda hacerlo intercambiándolo por unas clases de idiomas. 

La definición de EAE lo considera “un modelo centrado en la colaboración y la ayuda mútua”.

Cómo entendemos el concepto de economía colaborativa en macAzul

En macAzul, nuestro eslogan está basado precisamente en la economía colaborativa: “Nuestra Misión es la Acción de Conectar” y con ello buscamos cubrir las necesidades en dos direcciones:

  1. Las de nuestros clientes: les permitimos no tener que buscar en distintos lugares, con el ahorro de tiempo que eso les brinda. Sea lo que sea el servicio que necesiten para avanzar en su digitalización, lo pueden encontrar en macAzul, que conecta empresas y profesionales. ¿Qué hay más colaborativo que eso?
  2. Las de profesionales: les acercamos a clientes con una necesidad específica, así ellos se pueden centrar en su expertise. Dentro de la economía colaborativa, una misma persona puede actuar como cliente o proveedor al mismo tiempo, pero la importancia de este método es que se basa en la confianza mutua de las partes.

Y entonces, ¿qué diferencia la economía tradicional y la colaborativa?

En macAzul consideramos que la principal diferencia es que el consumo colaborativo se basa en la resolución de problemas, más que en el acto de consumir en sí. Busca recuperar valores, sin desaprovechar las oportunidades de negocio. 

Y es que no hay nada más satisfactorio que ganar dinero cubriendo y solventando las necesidades de tus clientes.

¿Cuáles son las ventajas de la economía colaborativa?

Las ventajas que brinda el sistema colaborativo son muchas, principalmente, gracias a la flexibilidad que aportan las redes sociales. De hecho, esta es una de las ventajas más destacadas:

  • Flexibilidad: la ventaja del mercado colaborativo es que no es necesario poseer lo que se usa. Si pensamos en ejemplos, se entiende mejor (Blablacar te permite usar un coche sin tenerlo en propiedad, Airbnb te permite alojarte en un apartamento…).
  • Independencia: la economía colaborativa también aporta libertad a los trabajadores implicados en ella. En la mayoría de casos, pueden trabajar u obtener dinero sin necesidad de estar en un determinado lugar. Pueden vivir de forma nómada por el mundo, vendiendo o alquilando sus servicios, estando donde quieren estar.
  • Confianza: la gran conectividad que aportan las plataformas de economía colaborativa permite que la gente sepa si puede confiar o no en un proveedor gracias a sus reseñas, las valoraciones de los clientes y las fotos de sus servicios. Esto genera una sensación de confianza que permite superar el hecho de contratar por primera vez un servicio por internet. TripAdvisor, Booking o incluso Wallapop son ejemplos claros en los que se consigue esta confianza gracias a las valoraciones de los usuarios.
  • Uso más sostenible de los recursos: una economía compartida ayuda a los usuarios a sacar partido económico a sus bienes infrautilizados (su vivienda cuando no están, su coche), o incluso a reducir el desperdicio de alimentos, con plataformas como Too Good to Go.

Retos y dificultades de aplicar el sistema de economía colaborativa

Por ahora, los principales retos en la aplicación de la economía colaborativa tienen que ver con la legislación. En muchos casos, la legislación va por detrás de lo rápido que evolucionan las plataformas y los negocios de consumo colaborativo, por lo que es complicado adaptarse a nivel normativo. 

En algunos casos, incluso se ha llegado a legislar en contra, o ha habido grandes polémicas al respecto: seguramente recordarás el conflicto entre los taxistas y los conductores de Uber o Cabify.

A pesar de eso, la economía colaborativa ha venido para quedarse… ¿Y tú, te apuntas a la revolución colaborativa?

Comments

  • Verónica
    4 enero, 2021

    Muy interesante y bien explicado los conceptos y formas de aplicar la economía colaborativa me motiva a apuntarme a esta revolución.
    Enhorabuena!!!

    • Marga Cano
      5 enero, 2021

      Hola Verónica,
      nos alegra que te haya gustado. La economía colaborativa, es la piedra angular de macAzul, porque entendemos que, entre todos sumamos y nos hacemos mejores, creando una experiencia única para nuestros clientes.
      ¡Gracias! Esperamos volver a tener tu Feedback en las próximas entradas.

  • Montse Vivero
    4 enero, 2021

    Suerte Marga!!

    • Marga Cano
      5 enero, 2021

      ¡Gracias Montse! Vamos a trabajar para que esa suerte sea merecida y esta, mi casa, sea un lugar donde tú también te sientas en casa.

  • ROCIO DE LA TORRE
    18 enero, 2021

    Me ha encantado el artículo, porque es cierto que es una tendencia que ha llegado para quedarse especialmente entre pequeñas empresas, emprendedores y autónomos. Felicidades porque esta tan perfectamente explicado y tan fundamentado (se aprecian las horas que le has dedicado a investigar) que me gustaría poder compartirlo en mis canales si no tienes inconveniente.

    Un abrazo.
    Rocío de la Torre

    • Marga Cano
      19 enero, 2021

      Es cierto lo que dices Rocio, esta forma de colaboración ha llegado para quedarse. Todo evoluciona y tenemos que adaptarnos a las nuevas demandas profesionales. En macAzul creemos que desarrollada con honestidad y respeto, beneficia tanto a profesionales como a nuestros clientes y por ello es la piedra angular de nuestra marca.
      Puedes compartirlo donde lo creas conveniente. Muchas gracias por darnos tu opinión.

  • Eladio Mesa
    19 enero, 2021

    Una artículo muy interesante sobre una temática cada vez de mayor actualidad. La economía colaborativa, en mi opinión, está empezando a tener un impacto tan profundo en las personas, en la economía, en la sociedad y en los modos de producción que nos obliga a reflexionar y tener claro que la solución no puede consistir en esperar a ver que pasa.

    • Marga Cano
      19 enero, 2021

      ¡Cierto Eladio!
      Es un formato que lleva tiempo incorporándose a nuestras vidas, pero este año con el gran avance de la tecnología, muchos profesionales se han adherido a él, creando ese impacto del que hablas.
      Muchas gracias por ofrecernos tu opinión.

  • Eladio Mesa
    19 enero, 2021

    Los proyectos innovadores como el que presenta Macazul son una excelente manera de contribuir al desarrollo de nuestra economía y, en definitiva, de nuestra sociedad. La economía colaborativa tal como se ha mencionado, ya no es una tendencia sino una realidad que crece a pasos muy rápidamente y cuya implantación es cada vez mayor. Es aquello de renovarse o morir. Nuestros negocios tradicionales deben reflexionar y adaptarse a los nuevos tiempos. Por resumir las excelentes ideas del artículo, la economía colaborativa permite más opciones al consumidor, fuerza a la economía tradicional a mejorar, genera más transparencia, es cercana a los valores del consumidor y permite una mayor flexibilidad.

    • Marga Cano
      21 enero, 2021

      Muchísimas gracias Eladio por tu visión y aportación.
      Realmente cómo dices, la economía colaborativa, siempre bien aplicada con honestidad y transparencia, nos beneficia tanto a profesionales como a clientes.

  • Cristina Farré Fornies
    26 enero, 2021

    ¡Un gran artículo! muy bien explicado y con mucha información de interés.
    La Pandemia nos ha forzado a reinventar la manera de relacionarnos y como no de trabajar, la economía colaborativa ha llegado con fuerza y creo que para quedarse, por sus muchos beneficios que puede aportar tanto a las empresas o profesionales, como para los clientes.
    Es posible otra manera de vivir, relacionarse y trabajar, que la que hemos estado haciendo hasta ahora, arrasando con todo, y ésta puede ser una de las nuevas vías, para que suceda.

    • Marga Cano
      26 enero, 2021

      Muchísimas gracias Cristina por tu Feedback.
      Hoy leía un artículo muy interesante que explicaba que muchas de las profesiones del futuro aun no existen y que debemos aprender a aprender. Y es cierto, distintas profesiones, distintas maneras de colaboración… todo cambia y hemos de adaptarnos. Eso sí, cómo siempre digo, de manera honesta y respetuosa.

  • Ana
    3 febrero, 2021

    Muy interesante el artículo. La necesidad de avanzar es latente y adaptarse a las nuevas tecnologías es fundamental. Gracias por atreveros a conectarnos.

    • Marga Cano
      3 febrero, 2021

      Muchas gracias Ana por tu Feedback. Adaptarse ya no es una opción. Quien no lo haga quedará en el olvido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *