Los 6 tipos de economía colaborativa, con ejemplos reales

Collaborative

Seguramente si estás aquí es porque ya sabes algo del concepto tan en boga de “economía colaborativa”. También se conoce como consumo colaborativo o sharing economy, pero puede que te preguntes si todos los negocios dentro de este sector son exactamente igual.

Si quieres ahondar en la base de la economía colaborativa y saber de dónde surgió este tipo de relación económica, sus ventajas y los retos que presenta, este artículo te lo responde todo.

De hecho, en macAzul nos dedicamos justo a esto, a conectar, y queremos mostrarte todo este gran (y maravilloso) mundo del consumo colectivo.

sharing-economy
Existen clasificaciones de la conocida sharing economy

Vamos allá, ahora que ya hemos sentado las bases de la economía colaborativa, ¿cuáles son las distintas tipologías de empresas que se pueden crear bajo el concepto de sharing economy?

¿Qué tipos de economía colaborativa existen?

Dentro del ámbito del consumo colaborativo se pueden distinguir distintas clases, según el autor que las estudie y según el servicio o producto que ofrezcan.

Existen clasificaciones de la conocida como sharing economy por la forma en la que circulan los recursos, según los productos y servicios que ofrecen, o según el sector concreto en el que se desarrollan.

Tipos de economía colaborativa según la circulación de los recursos

Esta clasificación la destacaron Botsman y Rogers en 2010. Estos autores tienen un libro sobre economía colaborativa muy recomendado, What’s mine is yours.

De hecho, una de sus coautoras, Rachel Botsman, es considerada la líder y precursora del poder de la economía del intercambio a través de la tecnología. Ella considera que las nuevas tecnologías permiten transformar la forma de vivir, trabajar, financiar y consumir de la sociedad.

Según estos dos autores, los tipos de sharing economy que hay son los siguientes:

Sistemas producto-servicio

Se trata de intercambios monetizados para acceder de forma temporal a diferentes bienes. Se conocen como peer-to-peer, y ponen bienes de propiedad privada a disposición de otras personas a través de un alquiler temporal entre dos iguales.

Un ejemplo podría ser Blablacar (puedes alquilar tu coche, estando tu presente) u otros modelos de alquiler de coche en el que no es necesaria la presencia del propietario del coche, que se alquilan por poco tiempo.

Otro ejemplo, aunque no siempre implica monetización, serían los servicios tipo CouchSurfing (en el que personas ofrecen su sofá a viajeros por una o dos noches de forma gratuita).

Mercados de redistribución

Como su nombre indica, se trata de consumo colaborativo basado en redistribuir bienes ya usados. Este tipo de economía colaborativa se basa en aquella máxima de “Reducir, Reparar, Recuperar, Reutilizar y Reciclar” que rige la ecología hoy en día. De hecho, algunos incluso afirman que “la basura de uno es el tesoro de otro”. Sea como sea, este tipo de economía de intercambio se ha hecho muy popular en los últimos tiempos con apps como Wallapop, Segundamano, Vinted u otras plataformas de compra y venta de productos usados.

También serían ejemplos de mercados de redistribución las empresas que venden comida a punto de caducar, como el caso reciente de TooGoodToGo.

Estilos de vida colaborativos

Se trata de plataformas o comunidades en las que se hacen intercambios de servicios o incluso habilidades. En este tipo de comunidades se intercambian normalmente “cosas” menos tangibles, como espacio, tiempo o habilidades. Los conocidos como bancos de tiempo serían un ejemplo muy claro de este tipo de economía colaborativa.

Tipos de economía circular según el sector

Además de las clasificaciones de la sharing economy según cómo circulan los recursos que se distribuyen, este tipo de economía también puede clasificarse por su impacto en los distintos sectores.

La economía colaborativa en la enseñanza: el e-learning

e-Learning
La economía colaborativa en la enseñanza: el e-learning

En el caso del sector educativo, las nuevas tecnologías (y la pandemia, para qué negarlo) han disparado los cursos online que se ofrecen para aprender literalmente cualquier cosa.

Es el caso de las plataformas MOOC (Massive Open Online Course), que ofrecen cursos de forma abierta y masiva a millones de usuarios en todo el mundo, además de permitir que cualquiera pueda ofrecer sus conocimientos a través de la plataforma, además de las universidades, que también pueden adherirse a la plataforma y ofrecer cursos a través de ellas.

Los ejemplos más conocidos de economía circular del tipo e-learning son Udemy o Coursera.

Ejemplos de economía colaborativa en el sector finanzas

En el ámbito de las finanzas, la aparición de las nuevas tecnologías también ha revolucionado el sector.

Un ejemplo son los crowdfundings, plataformas en las que se puede presentar un proyecto para conseguir fondos sin necesidad de recurrir a un banco (y ofreciendo al inversor algo a cambio), que se han popularizado en los últimos tiempos. Una de las plataformas más conocidas es Verkami.

Otro ejemplo es la “creación” de criptomonedas, que ha roto lo que se conocía como el monopolio de la creación de monedas, que hasta ahora, solo ostentaba el Estado. La más conocida: el Bitcoin (BTC).

Airbnb Exemple
Airbnb, es un ejemplo de la economía circular en el turismo

La economía circular en el turismo

Algunos de los ejemplos clásicos de aplicación de la economía colaborativa en el turismo ya los hemos mencionado como ejemplos de clasificación según Botsman y Rogers.

Pero la realidad es que el sector del turismo es uno de los que más ha explotado la conocida como sharing economy.

En el caso del turismo, la economía circular permite que propietarios de viviendas saquen un rendimiento económico mediante el alquiler de las mismas; mientras que en el caso de los usuarios, les da acceso a alojamientos a un precio más reducido.

El ejemplo más conocido es Airbnb, aunque también surgió Couchsurfing (en la mayoría de casos, sin intercambio económico), o Vrbo (antes Homeaway), más recientemente.

Estas son solo algunas de las empresas que existen en el mundo actual. Seguro que tendremos que actualizar el post con novedades en el futuro, ya que las tecnologías y la economía circular no dejan de evolucionar.

¿Conoces más tipos de economía colaborativa? Te leemos en comentarios.

En macAzul buscamos conectar y dar fuerza a la economía colaborativa a través de todos nuestros contactos. ¿Vienes a conectar y colaborar con nosotros?

Manos macAzul

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *